domingo, 7 de marzo de 2010

Sin ganas de razonar



Hagámoslo rápido, antes de que entremos en razón. Nada va a pasar por no pensar las cosas una noche.

La música penetrante, las luces rápidas, enloquecidas, los tacones infinitos que odio por momentos. Nos cuesta andar, así que toca coger taxis. Cinco en toda la noche. Pero al bajar, alguna energía extraña nos invade y nos renueva. Caminamos decididas, como si nada sintiéramos ya, y como si fueran las cinco de la tarde, y no de la mañana.


Entramos sin dudar, aunque con miedo a lo desconocido en el fondo. Las canciones, la gente desenfrenada, me contagian y ya no dejo de moverme hasta salir. Me miras, te miro, y todo lo demás desaparece. Nos dejamos llevar, aunque sabemos que no deberíamos. No te quiero, tú a mí tampoco. Y eso me encanta. El amor es a largo plazo, y exige unos límites, y esta noche no quiero restricciones.

Te acercas, me susurras.

Con tus brazos me obligas poco a poco a reducir la distancia que nos separa. Bailamos, no puedo dejar de mirarte. Sentirte tan cerca me provoca escalofríos y, sin saber cómo, mis labios y los tuyos se atraen hasta quedar unidos, como un imán. La razón aparece, inoportuna.


Paramos, todo vuelve a la normalidad.

La música se ralentiza, la temperatura baja, vuelvo a sentir el dolor en los pies. Me siento, sin dejar de moverme al ritmo de la música, sola en mi propia dimensión. Miro a mi alrededor: la gente baila, grita, ríe. Definitivamente me convence más mi propio mundo.

Así que vuelvo a mirar al frente y me encuentro, casi por casualidad, tus ojos oscuros, perversos, clavados en mí. Quizás ya no me duelan tanto los pies, así que bailo de pie de nuevo. Siento tu mirada ansiosa en mi piel, en mi vestido. Sonríes, sabes lo que quiero y tú tampoco puedes resistirte a olvidar el sentido común. Ambos sabemos cual es el límite y acordamos sin hablar disfrutar al máximo tan sólo rozándolo.

Nos desatamos, jugamos, nos dejamos llevar.
Y así la noche va llegando a su final. Él vuelve con sus amigos y yo con las mías. Me da un beso en la mejilla y se va cuando ya han encendido las luces. Lo veo alejarse y siento un nuevo pinchazo en los pies, así que propongo coger el penúltimo taxi para ir a desyunar.
Un final común para una noche irracional.





[esta entrada fue originalmente publicada el 8/12/09 a las 1:08,
por eso supongo que muchos de vostros no lo habeis leído, así que lo he re-posted para que podáis darme vuestra opinión. GRACIAS.]


11 comentarios:

GloriaFerrer dijo...

:)!

Soniaa dijo...

Te cuento, que me paso eso, Con un chico totalmente prohibido.

Y esa noche, fue, como lo que vos escribiste. Ese dia me canse de pensar, y de razonar ante los lances de este chico. Ya me tenia "cansada" Asique esa noche, me deje llevar por mis instintos

Y no salio nada mal.
Te sigo. Muy lindo el blog.

Florencia Ravelli dijo...

me encanta. Es tan bonito todo lo que escribes. Xox

Penny Lane dijo...

no la había leído, y me siento tan culpable por ello! ahora mismo pienso poner la lectura de tu blog en mi lista de obligaciones diarias, igual que ese café a primera hora, que no sólo es necesario para continuar la mañana, sino que es el primer placer de la misma. una rutina que cada día es diferente, que cada vez se vuelve más adictiva, por hermosa.
Eso es lo que me transmite la lectura de tus entradas, una sensación parecida a la de la luz por la ventana acariciando la cara y alumbrando a través de las blancas cortinas, la decisión de la ropa para el día que empieza (armarios abiertos y prendas por toda la habitación), y ese sorbo caliente que me baja por la garganta y me provoca una inmediata sonrisa.

Me apetece contarte que, mientras leía tu historia de fin de semana (que, a pesar de coincidir con la de todas nosotras, y tal vez precisamente por eso, es tan especial) escuchaba "for the windows in paradise, for the fatherless in ypsilanti" de sufjan stevens.

Por cierto, me muero porque sea mañana y poder ver GG!!!!!!!!!!!!
=) dicho esto,

Peace and Love,

Penny Lane ♥

Julia dijo...

yo tendre arte para las fotos, pero tu tienes el don de la palabra! me encanta la historia, es verdad??? no la habia leido antes la verdad, debe ser que conoci el blog mas tarde. un beso bi. me encanta como siempre...quiero una noche irracional!

Elena S. dijo...

muy interesante y engancha jajaj
necesito algo de accion en mi vida!ultimamente no tengo ninguna ilusion
buen post y blog!pasate por el mio!
UN BEESO

Little sister dijo...

Esas historias tan lindas son las que todas queremos vivir, noches llenas de baile y no pensando en lo que siga :D

Tan magnífica eres!

Gracias por tu comentario, eres un amor!!
Un beso. Extraño poder pasar más seguido por tu blog :(

The girls. dijo...

Flipo con tu blog, no lo conocía de antes, pero creeme que me pasare a menudo!
Increible;)

Laetitia´s Comptoir dijo...

Me había perdido este post!!! que buenas esas noches irracionales llenas de emoción!

Un besazo enorme!!!!!!

C´est la vie dijo...

hola! está muy chulo el blog! gracias por seguirnos :) un besoo

MissOfVanity. dijo...

Es genial, noches irracionales por un tubo!! ;)

XoXo

Related Posts with Thumbnails