jueves, 13 de mayo de 2010

día caprichoso.

El Jueves pasado recuperé una tradición que, por falta de tiempo, había habandonado. Desde que tengo uso de razón me ha gustado aprovechar cada segundo de mi vida al máximo. Odio las horas muertas, odio acabar el día y sentir que no he hecho nada, odio perder el tiempo.
Photobucket
Así que desde pequeña las clases de ballet, piano, solfeo y baile y música gallegos han ocupado mis tardes. De cuatro a nueve estaba fuera de casa... y me encantaba! Por suerte recordaba rápido las cosas, así que no necesitaba demasiado para sacar buenas notas en el colegio.
¡Y menos mal! Porque el fin de semana también estaba ocupado con compromisos familiares.
Photobucket
Sin embargo, nunca he caminado con prisas, aunque sí con ritmo, y evito el estrés.
No dejo de hacer algo por que sea más lento que otra opción, siempre que esto me aporte algo nuevo. Repetí el primer curso de solfeo voluntariamente, para poder unirme a un grupo y llevar una excelente base, camino en lugar de coger el bus, las escaleras en lugar del ascensor.. los beneficios son obvios, no?

Quizás porque adoraba lo que hacía, y tenía además una vía de escape. Un día caprichoso.

[Cuando era pequeña, los Jueves iba a merendar con mi abuela. Creo que las grandes lecciones sobre la vida las aprendí en aquellas tardes.]

[Cuando llegó la adolescencia, los miércoles me quedaba en casa, veía pelis, devoraba revistas, libros, hablaba por Skype y me ponía al día con los deberes.]

[Y cuando llegué a los dieciséis reservaba los Martes para concederme un croisant y café para llevar, siempre en la misma panadería, una Vogue internacional al mes, y una ducha laarga en casa para ponerme todas las mascarillas, cremas y exfoliantes que encontrase.]

Al cumplir los diecisiete dejé de hacer ballet. Lo regional ya lo había dejado un año antes, pero el ballet era mi vida. Fue una decisión muy dura, porque solo me quedaba un examen para acabar la carrera por la Royal Academy of Dance of London, pero mi carácter perfeccionista me hizo decidir posponerlo. Las clases, el ambiente, me consumían, y además empezaba el último curso de bachillerato.
Fue difícil (
Bec, tú lo sabes) acostumbrarme a mi nuevas tardes vacías.
Sólo iba a piano y a solfeo dos veces a la semana.. y el resto? No estudiaba precisamente.
Entonces me di cuenta de que era hora de recuperar mi vía de escape. Si al menos viviese todos los días en día caprichoso... estaría aprovechando el tiempo en algo.. pero no! eran días perdidos.
Necesitaba evitar la sensación de "tengo toda la tarde para hacer algo" porque al final llegaba la noche sin haber hecho nada, así que el otro día me propuse pasar todo el día fuera. Llegar a casa tarde -como en los viejos tiempos- y aprovechar las pocas horas que me quedarían para estudiar.
Tener un día caprichoso en condiciones, recuperar mi paso apurado y así desahogarme.

Photobucket
Por la mañana, al salir de clase (oh.. la serie de mi infancia!), me fui rapidito para casa a dejar los libros, llamar a mi madre, coger unas facturas y escaparme sin pausa a Telefónica, a recoger mi móvil nuevo. Pasé por su casa -le dije que estaría allí mucho tiempo, pero se empeñó en acompañarme- y después pasé hora y media negociando para que me dieran la Blackberry gratis y me buscaran la manera de reducir mis costosísimas facturas telefónicas. Será que he heredado esta cualidad de mi madre, porque salí de allí con la Curve en la mano, la tarifa reducida a la mitad y la tarjeta de visita del director de ventas.
Él se marchó a su casa y yo me fui a pedir cita para hacerme una manicura por la tarde. Comí unos sandwiches riquísimos de queso fontina con aceita de trufa (mi favorito) con una amiga que hacía tiempo que no veía y me fui a casa a por mis partituras de piano.


Photobucket


Fui a clase y toqué mejor que nunca, y caminé hasta el centro de estética a hacerme una manicura express. De ahí a por un café take away y un taxi para ir a casa. Y ahí iba yo, blackberry y Mocha en mano, partituras bajo el brazo y apurando para coger el últio taxi. Y sintiéndome la mujer más feliz del mundo. ¿sabeis? el examen del día siguiente fue de los mejores que recuerdo.

Bi.

14 comentarios:

featherbrain dijo...

boquiabierta me dejas... :O

Privalia dijo...

Pues así es como tiene que ser exprimiendo cada minuto del día y super positiva. Nosotros te invitamos a seguir con nosotros las tendencias, los looks de nuestras celebs y los concursos más atrevidos en nuestro blog. Te animas? Te esperamos en nuestro blog. un besote!

http://invitacion.privalia.com/index.asp?provider=pvlsmo

Paz dijo...

Sabes cual es la filosofía de vida? pensar que lo que hayas hecho, por muuuuy aburrida que estés nada pasa por casualidad, y parte de tiempo es aprovechado aunque no lo creamos :)
por cierto, tienes tuenti? yo soy Paz Koplowitz! agrégame si quieres!
muá

.::P-G-de-R::. dijo...

pues me pasa a mi lo mismo, que al final a pasado el día entero y en una hora a las tantas de la madrugada pretendo compensar el día entero que he estado sin hacer nada, un desastre....

Sisters' Style dijo...

Tambien odio yo la sensacion de haber hechado un día a la basura que nunca podré recuperar.

rockwithfashion dijo...

muy buena reflexion, y un dia perfecto, me hace gracia que hables de tu adolescencia y despues digas: a los dieciseis. yo pense que la adolescencia era de los quince, hasta los diecimucho.

Julia dijo...

blackberry, Mocha, partituras, taxi...ke glamour! te imagino. siempre pense que me encantaria llegar a clase con un cafe del starbuck y un muffin en taxi. Es mi "empezar el dia" perfecto!
algun dia lo hare, pero no hay starbucks cerca de mi casa...

Sofia dijo...

Tu entrada me ha enamorado. ¡De verdad!

:)

Chicparatí dijo...

He llegado por aquí y me quedo ¿me dejas?;) Me gustan tus fotos, me gusta como escribes, me gusta la música...
Un beso!

esterplace dijo...

Yo también se lo que son esas tardes perdidas sin hacer nada, y es mucho mejor pasarlas aprovechando cada minuto, y la tuya tiene muy buena pinta..haciendo cosas que te gustan y te hacen sentir bien, eso es lo importante :)

JavierGandara dijo...

No hay mejor sensación qué la de tumbarse en la cama, tras un largo día.

Estrógena dijo...

Yo tb odio esa sensación, la de perder el tiempo!!jeje. Un día sin una sonrisa es un día perdido, no pierdas ni uno...jeje. MUA

Sylsil dijo...

Me encanta tu forma de pensar jeje. Yo tambien tube de que dejar ballet y fue durillo, y aun lo echo de menos. Aprovechar el dia es lo mejor que hay :)

Bss guapisima!

Clara dijo...

cuanto mas te leo mas aprecio lo mucho que tenemos en comun

Related Posts with Thumbnails